10 de junio de 2013

Exquisita


 Iré contando sobre la feria del libro de Las Palmas de Gran Canaria a pildoritas.  Os dejo un par de fotos con mis cositas ilustradas y el libro La Galería de Espejos y luego un resumen del taller de escritura que impartí el sábado. 


 
Foto de Luis Lodos. Posamos con La Galería de Espejos e Itahisa de Atlantis.

Foto de Carlos Mediana. Firmo una libreta en mi puesto con obras ilustradas y La galería de espejos. 


Foto de Alicia Rodríguez Macías de nuestra querida Galería de Espejos.

Taller de juegos de escritura en la feria del libro de Las Palmas


Durante el taller de "Juegos de escritura creativa" que impartí en la feria jugamos al cadáver exquisito para romper el hielo. Cada participante escribía su línea sabiendo solo la última palabra del anterior y así se llegaba a historias de caracter muchas veces absurdo y divertido. Lo importante era pasarlo bien ;)
Estos fueron los resultados:
Foto de Luis Lodos con dos de los alumnos del taller. 

HISTORIA 1


Desde luego aquel día no era el mejor de mi vida. Cuantos imbéciles parados.
Pero no detenidos. La vida seguía y todos bailábamos al ritmo de la noche.
Oscura, fría, solitaria, dada al alcohol y a los imborrables recuerdos de su piel.
Cada día más seca por los rayos del sol, tan dañinos como ardientes.
De un vino agrio, con aromas a robles que recuerdan tiempos lejanos.
Al final de la vía el camino se tornaba sinuoso y demasiado empinado.
La cima que había matado a tantos que habían intentado conquistarla, como su abuelo.
Deja de hacer el tonto, a tu edad es mejor que juegues al dominó.
acarició la foto, su sonriente rostro que hacía ya que hacía ya que no veía muchos años
Y  siglos, pero no sería para siempre. Nada era para siempre. Al final caerían.
El olvido, ese gran enemigo, el gran vacío por todos temido al que caemos.
Caemos en una espiral de erotismo ilustrado sin fin

HISTORIA 2
 

Avanzaba deambulando por senderos sombríos y retorcidos, solitarios
Solitario es el momento en que me encuentro ante un lienzo en blanco
Era un objetivo complicado pues siempre estaba rodeado de guardaespaldas.
Amaba esa película, pero le traía demasiados malos recuerdos.
De aquella época en que la lluvia caía en regueros rojos y todo lloraba.
Lloraba asomada a la ventana contemplando las gotas de lluvia en el árbol
fragmentado en mil pedazos  creando así  infinitos reflejos
El espejo no mentía, nunca mentía, era cruel, espantoso y realmente despiadado.
Ese era el adjetivo perfecto para describir a su jefe, ese gran hijo de puta.
Pero qué más daba. Algún día se vengaría y les arrancaría el cuello a todos a mordiscos
con ganas de saciar su hambre abrió la boca y pegó un mordisco

que desgarraba carne y vísceras indiscriminadamente.


Agradecimientos a la organización de la feria, en especial a Sabrina Balbuena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada